estirar

La Oveja Negra: “Los Estiramientos”

Octubre 28, 2016 10:47 am

El Objetivo.

El objetivo de realizar un adecuado estiramiento previo a nuestra rutina de entrenamiento, es alcanzar unos índices de movilidad articular óptimos, rebajar drásticamente la probabilidad de sufrir lesiones, aumentar nuestro rendimiento e incrementar la eficacia de la posterior práctica deportiva.

Por mucho que todos seamos conscientes de la importancia del “PRE/POST ESTIRAMIENTO” a la práctica deportiva, la cruda realidad es que todos conocemos perfectamente la teoría pero nos saltamos la práctica. Siempre existirán excusas para evadirlos: es que no me da tiempo, para que los voy a realizar si  “yo” no me voy a lesionar, etc…

Calentar y estirar es de vital importancia ya que vamos a modificar el estado de nuestro cuerpo.

Vamos a realizar un esfuerzo, partiendo de un estado muscular frío, lo que puede desembocar en una lesión, sino calentamos correctamente. 

Estiramiento: El Mito

Nuestros músculos se alargan preparándose para el posterior trabajo a realizar.

Realidad: La longitud de los músculos “no cambia”, estos dependen del tono neurológico y no de la alteración mecánica del tejido.

Como hemos comentado anteriormente, los estiramientos nos pueden ayudar a disminuir la probabilidad de lesiones y elevar nuestro rendimiento significativamente.

En cuanto a términos de trabajos de fuerza se refiere, existen creencias que afirman lo contrario.

Lo clave es saber elegir el tipo de estiramientos que debemos realizar dependiendo de la posterior actividad física a realizar.

En lo estrictamente referido a la recuperación muscular, realizar una sesión de estiramientos adecuada, no sólo no nos va a perjudicar en nuestro proceso recuperador, sino que promoverá la aceleración del proceso en cuestión.

El estiramiento va a jugar un papel crucial en la recuperación muscular, hará la veces “pacificador” entre la inflamación y la cicatrización de los tejidos. Por ende beneficiará el flujo sanguíneo hacia los tejidos activos.

ADVERTENCIA: Qué no te digan: “No te estiras ni en la cama”.

 

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al newsletter


síguenos

instagram